Estufas de inercia


Desde las “glorias” romanas a las kachelofen del norte de Europa, tenemos en la historia muchos ejemplos de estufas de inercia térmica.

Las estufas de inercia térmica se componen de una cámara de fuego donde comienza la combustión y una serie de conductos por donde se distribuye el humo. A la salida del humo, este tendrá la menor temperatura posible, consiguiendo así el máximo aprovechamiento del combustible.

De esta forma aprovechamos al máximo la leña consiguiendo rendimientos de hasta el 95% del combustible.

Con una o dos cargas por día de entre 8 y 15kg. de leña, tendremos nuestra casa caldeada al haber acumulado el calor en el material que compone la estufa.

Mediante estos fuegos intermitentes conseguimos un calor agradable durante 24h.

Las trampillas de la estufa permiten cerrarla por completo al terminar la combustión, evitando perdidas de calor innecesarias.

La entrega de calor será en forma de calor radiante mayoritariamente lo cual dota a la vivienda de un elevado confort térmico, más estabilidad de temperatura a lo largo del día y una mejor gestión del calor.

Cada diseño integra una serie de conductos para direccionar el humo, pudiendo ser horizontales o verticales en función del modelo.

 

Existen infinidad de modelos de estufas de inercia aunque a grandes rasgos podemos resumirlos en los siguientes:

 

Kachelofen

kachelofen

Este tipo de estufas, con todas sus variantes, podemos encontrarlas por todo Europa central (Suiza, Alemania, Austria…), Europa del Este ( Rumania, Polonia, Hungria…) y Rusia.

En sus orígenes se utilizaban para calentar la ropa, comida, hornear y calentar habitaciones. Las kachelofen clásicas desde el siglo XI al siglo XIX solo se cargaban con leña, hasta la inclusión, en el siglo XX, de cámaras de combustión metálicas que soportaban la carga de carbón.

kachelofenSu característica principal es que se recubren de baldosas cerámicas diferentes en función de cada región y que les dan una respuesta más rápida que las fabricadas con ladrillo. Los conductos para el humo se construyen con ladrillo refractario, evitando los codos en la medida de lo posible. Su funcionamiento se debe a la ascensión por el tiro de los gases calientes procedentes de la cámara de combustión.

 

Estufas de doble campana

estufas doble campanaEstas estufas se basas en el llamado Movimiento Libre de Gases.

Utilizan este movimiento libre para estratificar el gas según su temperatura, esto hace que el gas más frío descienda por el compartimento hacia el siguiente y facilita el tiro .

El principal impulsor de este tipo de estufas es el ingeniero ruso Igor Kutnetsov.

Al no depender del tiro permite construir estufas con tiros más reducidos.

La mejor combustión reduce la ceniza y la acumulación de creosotas en los conductos.

 

estufa finlandesaEstufas a contracorriente o finlandesas

Estas estufas constan de una doble cámara de combustión donde se queman los gases resultantes de la primera combustión, aumentando así el rendimiento del combustible y generando menos residuos.

estufaHan sido durante muchos años las estufas de inercia de mayor eficacia y durabilidad.

Con sus 2 a 5 toneladas, estas estufas están constituidas por un alma de ladrillo refractario y dos capas de ladrillo macizo.

Esta gran masa de elevada inercia proporciona calor eficiente con una sola carga de leña al día.